¿Para quién está pensado?

El RGPD está diseñado para proteger los datos personales de las personas residentes en la Unión Europea. La regulación tiene como objetivo crear un estándar en todo el continente.